Evaluación de la incapacitación de una persona que padece Trastorno de Espectro Alcohólico Fetal TEAF FASD

, , ,
Evaluación de la incapacitación de una persona que padece Trastorno de Espectro Alcohólico Fetal TEAF FASD

Evaluación de la incapacitación de una persona que padece Trastorno de Espectro Alcohólico Fetal TEAF FASD

Cuando una persona con capacidad de obrar muestra síntomas de incapacidad para gobernar su vida, debemos valorar aspectos como si mantiene un trabajo, si tiene relaciones sociales, si usa sustancias tóxicas, alcohol, si lleva una vida desordenada, si es frugal en sus gastos, si comete pequeños delitos o se encuentra bajo la influencia de personas que están abusando de sus limitaciones, sería posible intervenir limitando completa o parcialmente sus capacidades de obrar.

La incapacitación la puede solicitar cualquier familiar directo, no necesariamente los padres y madres. También el fiscal de oficio o cualquier otra persona que tenga noticias de la situación puede informar a fiscalía para que inicie incapacitación de oficio.

La exploración del peritado se comienza con los datos de las entrevistas familiares, informes presentados, historial académico, laboral, delictivo y afectivo-familiar. Desde la psicología forense se puede elaborar un informe dirigido a valorar la capacidad de obrar.

Desde un punto de vista pragmático es recomendable una modificación total, o tutela, para evitar posibles conflictos a la hora de decidir si un aspecto entra o no en su capacidad de obra, algo que podría llevar a un asunto contencioso para litigar en el juzgado con la falta de agilidad que ello supone para la resolución del conflicto.

La modificación parcial o curatela tendría que ver sólo con aquellas capacidades que están alteradas y para las que la persona es dependiente, como por ejemplo un gasto económico a partir de una magnitud determinada, ya que las personas con TEAF tienen dificultades para controlar el manejo de dinero y tienden hacia la prodigalidad; y se dejarían intactas aquellas otras en las que la capacidad es adecuada, por ejemplo, la capacidad de firmar un contrato de trabajo.

Para solicitar la modificación de la capacidad se deben presentar varios informes ineludiblemente además de cualquier otro que pueda ayudar al juez a entender de la situación de la persona en relación con el caso que se juzga. Los informes básicos serían los siguientes:

– un grado de discapacidad reconocido,

– un grado de dependencia y

– un informe médico sólido y suficiente con un historial desde la psicología y la psiquiatría que especifique que tiene un TEAF con una serie de consecuencias, el modo en que le afectan, la medicación que está tomando y la función que tiene en su comportamiento y cognición.

La acreditación de las limitaciones con los datos anteriores conllevará que la oposición del sujeto, en caso de producirse, no suponga mayor problema.

En la demanda es preceptivo incluir a un tutor en el caso de modificación de la capacidad. Lo aconsejabe sería que se propusiera a su pareja en caso de matrimonio, o un descendiente en caso de tenerlo. Si no fuera una de esas personas, podrían ser propuestos los progenitores. Lo mejor es a los dos progenitores indistintamente para que puedan obrar sin concurso del otro. Si no existe una situación favorecedora o se prevén conflictos, se puede optar porque deban decidir conjuntamente y de común acuerdo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.